martes, 15 de mayo de 2007

UN PASO ADELANTE Y DOS ATRÁS | Harold Segura

Aparecida, 15 de Mayo de 2007
Dicen los entendidos que hoy martes es uno de los días más importantes de la Conferencia. En el programa se contempla la participación de los Presidentes de las Conferencias Episcopales de cada país de América Latina y El Caribe. Cada uno (no uso el lenguaje inclusivo porque, como bien sabemos, esta es una jerarquía de varones) dispone de siete minutos exactos que son controlados por medio de un semáforo de luz amarilla y roja. A los siete minutos, sin excepción, cuando aparece la amenazante luz roja el volumen del micrófono se apaga. Ya Monseñor Carlos Aguiar Retes, Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, vivió las inclemencias del color cuando su discurso fue cortado sin terminar sus palabras.

Hasta ahora, y quedando aún unos minutos de la sesión de la mañana, han hablado quince Obispos, en su orden: Carlos Aguiar Retes (México), José Francisco Ulloa (Costa Rica, Miguel Ángel Morán (El Salvador), Álvaro Leonel Ramazzini (Guatemala), Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga (Honduras), Leopoldo José Brenes (Nicaragua), José Luis Lacunza (Panamá), Robert Kurtz (Antillas), Juan García Rodríguez (Cuba), Luis Kébreau (Haití), Roberto Octavio González (Puerto Rico), Ramón Benito De La Rosa (República Dominicana), Luis Augusto Castro (Colombia), Néstor Rafael Herrera (Ecuador), Julio Terrazas Sandoval (Bolivia). El esquema de exposición es similar en todos. Primero se presentan algunos datos estadísticos de su Conferencia Nacional, después los principales desafíos y al final las propuestas más relevantes.

Y tienen razón los que hablaron de la importante del día porque es ahora cuando se define el temario de asuntos a tratar en los días siguientes. El Documento de Síntesis es un texto de referencia, al igual que el discurso inaugural del Papa. Pero los temas que se van a debatir en las Comisiones se deciden prácticamente ahora. De allí que el Presidente, Cardenal Francisco Javier Errázuriz (Chile), solicitara escuchar las presentaciones con atención para reconocer los temas comunes y las prioridades enunciadas.

Se mencionaron varios temas en común, entre ellos los profundos cambios culturales y sus implicaciones para la tarea pastoral, los efectos caóticos del modelo neoliberal y la creciente pobreza, la necesidad de dinamizar la catequesis, la defensa de la familia ante las amenazas del divorcio, el aborto, las relaciones prematrimoniales y la infidelidad. Se repitieron otros temas, pero destaco el abierto temor que expresan los jerarcas ante el crecimiento de los grupos religiosos no católicos. Vez tras vez usaron expresiones como "el protestantismo anti-católico", la "atractiva oferta de las sectas", el "avance del proselitismo evangélico", el "terreno ganado por los pentecostales y neo-pentecostales" y, el más descalificador de todos, la "invasión de las sectas sincretistas".

En el receso se nos acercó, al Dr. Néstor Míguez y a mi, una de las laicas presentes (por cierto son muy pocas) para presentar disculpas ante la avalancha anti-sectaria de la sesión. También el Cardenal Errázuriz, al iniciar la segunda sesión, presentó públicas aclaraciones afirmando que cuando se ha dicho sectas no se habla ni de los protestantes históricos, ni de los evangélicos presentes, ni de los pentecostales. Gestos de cortesía que se agradecen.

¿Pero quién tiene la última palabra respecto del ecumenismo en las declaraciones oficiales? No lo se. Benedicto XVI ha dado muestras protocolarias de acercamiento. Los documentos del Magisterio también (con las debidas excepciones). Pero la realidad de las Conferencias Nacionales, por estos lados del mundo, es otra. Por otra parte, en las bases comunitarias, que es donde más importa, en encuentro y la colaboración ecuménica goza de buena salud. Es, entonces, en los círculos oficialistas latinoamericanos y caribeños donde, por ahora, padece de un nuevo resfrío. !Ojalá se recupere antes de terminar esta nueva CELAM!.

Mientras tanto, en mi opinión, el semáforo del ecumenismo oficial permanece en amarillo intermitente.

Harold

5 comentarios:

Jesus dijo...

Gracias por esos pasitos "tuntun", jajaja

Hermano, una pregunta: ¿Cuántos teólogos vanguarditas participan en el CELAM? Es decir, estoy hablando de esos teólogos que la IC no ve con buenos ojos. ¿Tenemos algunos en el pleno o son solo espectadores?

Por ejemplo:

Jon Sobrino
Pedro Casaldaliga
y otros más

Gracias por toda la información.

Jesús Vera

Alejandro Dausá dijo...

Harold, agradecemos de corazón tus notas desde Aparecida, y el estupendo servicio de Lupa Protestante. Soy parte de la inmensa muchedumbre de católicos sin penacho que celebramos las esperanzas del Concilio, agradecimos los impulsos de Medellín, y padecimos persecución en los ´70 por nuestro compromiso eclesial en América Latina. Luego vinieron los tiempos de la restauración wojtyliana, y la hora de los movimientos "laicales" triunfalistas, soberbios y conservadores. La casa que acogía a muchos mutó en casa expulsora y hostil, y son con probabilidad tiempos de pensar en otros caminos. Advierto con tristeza que el Vaticano sigue empecinado en una estrategia de encierro y abroquelamiento, ajena a la realidad. ¿Habrá en la V Conferencia la lucidez y coraje necesarios? La agenda planteada en el discurso inaugural de Benedicto XVI parece indicar lo contrario...

Guillermo dijo...

Gracias por tu tiempo y comentarios Harold, pero yo creo que a pesar de los "sobrenombres" que colocan a las nuevas manifestaciones religiosas la Conferencia episcopal, las cosas seguirán igual (Gracias a Dios), es decir= la ICR seguirá con su proceso de anquilosamiento y por tanto pérdida de fieles; la iglesias evangélicas históricas, espero que aprendan la lección, y los hermanos pentecostales seguirán creciendo (con todo lo que significa eso, es decir: De todo hay en la viña del Señor). En resumen, pocas veces he visto que las discusiones de alto vuelo (me refiero a nivel estructural no de profundidad de pensamiento) tengan un correlato en el pueblo humilde y creyente. Un abrazo fraterno y gracias por tu labor nuevamente

Guillermo Pino

Harold dijo...

Jesús me pregunta por teólogos vanguardistas. Hay aproximadamente 30, según me dicen los que los conocen bien. Sobrino no es obispo; Casaldáliga está retirado; Gutiérrez enfermó (dicen), Boff ya no es fraile... en fin.
Harold

Harold dijo...

Alejandro, terminé la semana con un poco más de optimismo. Esperemos que el Vaticano II aflore, y que Medellín pueda más de Santo Domingo.
Seguiré pendiente para informarles.
Harold