jueves, 19 de julio de 2007

UN AMIGO SERÁ SIEMPRE UN HERMANO

Ayer en la tarde tuve el gusto de visitar en su despacho de la Conferencia Episcopal de Costa Rica a su Presidente, Monseñor José Francisco Ulloa, Obispo Diocesano de Cartago. Fue muy amable; tanto como lo fueron los demás Obispos durante las tres semanas en Aparecida, Brasil. Sea este el momento para reconocer la generosidad con la que nos trataron a los observadores evangélicos.

Al Obispo lo encontré el sábado pasado en el aeropuerto de Panamá cuando él regresaba de La Habana después de concluir la XXXI Asamblea del CELAM, y yo de Curitiba, Brasil, de una reunión de trabajo. Monseñor Ulloa venía acompañado del Obispo de Puntarenas, Fernández Guillen. Yo venía con mi esposa. En esto de quién acompaña a quien también se notan las diferencias confesionales entre los pastores católicos y nosotros los pastores evangélicos. El celibato nos diferencia desde 1139 cuando el Papa Inocencio II decretó el celibato obligatorio para todos los sacerdotes, Claro, este tema no fue precisamente el que escogimos para conversar.

Hablamos de la Conferencia de Aparecida (experiencia grata para ambos), de Visión Mundial Internacional y de mi responsabilidad con ella (coincidimos en la necesidad de trabajar a favor de los más pobres) y del reciente documento de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (con el cual, como es de suponer, diferimos). En la lógica doctrinal de un prelado católico no puede haber más que lealtad al Magisterio de su Iglesia y apego a sus doctrinas. La Iglesia es la Iglesia y sólo resta la esperanza de que las comunidades eclesiásticas un día vuelvan a ella, cual ovejas descarriadas al redil (el conocido ecumenismo de retorno). Él no lo expresó en esos términos (la conversación fue muy cordial y amistosa), pero lo que dijo era suficiente para que se captara el mensaje.

Pero esto no fue lo más importante de nuestro encuentro; sólo lo reseño por la actualidad del tema. Lo que en realidad importó fue la acogida generosa que me ofreció Monseñor Ulloa. Es una persona cálida y sincera. Me regaló el libro "La palabra social de los Obispos costarricenses (1893-2006)", yo le entregué mi "Más allá de la utopía. Liderazgo de servicio y espiritualidad cristiana". Me dijo que lo leería. Le prometí lo mismo con su obsequio. Nos animamos a seguir hablando de cómo promover la unidad en las diferencias y considerar vías de cooperación para trabajar por los más pobres de Costa Rica. !Razones hubo para salir agradecido! La unidad entre los hermanos es más fácil cuando existe la calidez de los amigos; allí donde las doctrinas distancian y condenan, el factor humano acerca y redime. Recuerdo ahora a Demetrio de Falera (siglo III AC) quien decía que "un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano". Así es.

Harold

8 comentarios:

Eduardo Flores G. dijo...

Estimado hermano Harold:
Aprovechando que este 23 de julio se recuerda el día de la amistad, hay que promover mayores encuentros de camaradería entre prelados católicos y pastores y/o teólogos evangélicos.
Dios te bendiga en ese empeño
Saludos
Eduardo Flores

Harold dijo...

Eduardo, plenamente de acurdo con lo que dices. Estos acercamientos, sin la formalidad de las liturgias, ayudarían a despejar los caminos de la unidad.
Un abrazo,
Harold

Virginia dijo...

Hola, soy Virginia Rubio de Mujeres y Teologia de Madrid, he conocido tu blog por la lista ecumenismo. Me ha gustado mucho. Un saludo.

Harold dijo...

Virgina, muchas gracias por el saludo. Lo retorno con mucha gratitud.
Harold

Gotas dijo...

Voy a tomar la frase de De Falera como una Gota de Macroconciencia.
Un abrazo mi hermano.

Daniel

Harold dijo...

Daniel, gracias por tu visita.
Un abrazo,
Harold

Ignacio Simal dijo...

Harold,

Como director de Lupa Protestante quiero agradecerte en nombre de todos/as nuestros/as lectores/as tus excelentes crónicas sobre el CELAM.

Habría que publicar un librito con lo que has escrito.

Un fuerte abrazo,

Ignacio Simal

Harold dijo...

Ignacio, ya sabes que estoy muy agradecido con tanto trabajo e interés que has invertido en este asunto.
La idea del librito la ha recogido gererosamente René Padilla (Editorial Kairós)quien ya está trabajando en la edición. Espero que con mis crónicas vayan también algunos artículos de los tres observadores más "de la Reforma".
Te reitero mi amistad agradecida,
Harold