miércoles, 12 de septiembre de 2007

ECUMENISMO:

Políticamente correcto; pastoralmente incierto


Septiembre 11 de 2007
Por Harold Segura


Hace pocos días se publicó el Documento Conclusivo de Aparecida, ahora en su formato físico (¡no hay como el libro que huele a tinta!). El padre Crisóforo Domínguez (México), nuevo Secretario del Departamento de Comunión y Diálogo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), tuvo la amabilidad de regalarme una copia, la que me entregó la semana pasada en una breve visita que hice a Bogotá. Confieso que, aunque el Documento ya estaba en su versión electrónica desde hacía más de un mes, me había resistido a leerlo en la pantalla (pertenezco a esa generación que asocia el placer de la lectura al olor del papel y la textura de las hojas). De modo que, ya con el libro en mano, me dispuse a leerlo comenzando por las secciones de mi mayor interés. Después de releer la carta del Papa y de revisar la introducción, me dirigí a la última parte del capítulo quinto (5.5.1), y a las otras secciones donde se encuentran los párrafos del diálogo ecuménico e interreligioso.

No pude evitar hacer el ejercicio —no sin cierta malicia— de conocer las diferencias entre la última versión aprobada por los obispos el último día de la Asamblea y esta versión final. ¡Cómo evitarlo ante las polémicas creadas alrededor de los cambios! Las leí, las revisé, las comparé y, como en las demás secciones, quedó casi todo (me siguen pareciendo exageradas las protestas por los «recortes» al documento. No porque no los haya habido, sino porque los que se hicieron son representativos de las tendencias mayoritarias de los obispos que tuvieron voz y voto). En cuanto al ecumenismo estos son los cambios:


El padre Ronaldo Muñoz (Chile), al comentar estos cambios dice que en Aparecida sí se escuchó a los observadores evangélicos (soy testigo de eso) y que, como fruto de esos diálogos, «se promueve con esperanza el ecumenismo». Agrega Muñoz que las modificaciones que se introdujeron por parte de la Comisión de Redacción —porque ya sabemos que no fue el Papa— reflejan miedo y «preocupación porque la participación católica sea más controlada, incluso por el Vaticano». También estoy de acuerdo con esta apreciación. Es decir, para la Iglesia Católica el ecumenismo es un «camino irrenuenciable» (# 227), siempre y cuando se transite con las debidas precauciones (a veces demasiadas) y se acaten «las normas del Magisterio». Siempre ha sido así. Y esa cautela no tendría nada de infortunada si, en la práctica, no entorpeciera las acciones pastorales ni retardara el testimonio común.


Tantas restricciones (baste ver el Código de Derecho Canónico) explican, en parte, por qué en las últimas décadas los textos acerca del ecumenismo oficial se miden por kilómetros y las acciones ecuménicas (efectivas y concretas) por milímetros. Ejemplo de lo anterior son las relaciones entre católicos y bautistas. La Alianza Mundial Bautista, AMB, y su expresión continental, la Unión Bautista Latinoamericana, UBLA, (organización a la que tuve el honor de representar en Aparecida) han sostenido diálogos formales desde 1984. El Vaticano, por medio del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y la AMB, por medio de la Comisión de Doctrina y Relaciones Intereclesiales, se han reunido en seis ocasiones: en Berlín Occidental (1984), en Los Ángeles (1985), en Nueva York (1986), en Roma (1987), en Atlanta (1988) y, la última, en diciembre de 2003, en la ciudad de Buenos Aires, en el aúla de docentes del Seminario Internacional Teológico Bautista. En este último encuentro se me concedió el privilegio de participar como uno de los representantes latinoamericanos y de responder la ponencia magistral del Cardenal Walter Kasper (Alemania)1.


En estos encuentros católico-bautistas se han señalado varios puntos de acuerdo teológico; también las infaltables divergencias doctrinales. Se ha afirmado la necesidad del respeto, de la comunión fraterna y del testimonio común. Se ha dicho que «cuando nos esforzamos por vivir como testigos del Evangelio, surgen las coincidencias que nos unen». Pero, a pesar de las declaraciones, poco o nada ha pasado en el campo de los compromisos prácticos. Razones tengo para pensar que la Iglesia Católica, en materia ecuménica, es políticamente correcta, pero pastoralmente incierta. Una cosa son las encíclicas, las exhortaciones apostólicas y las cartas pastorales, y otra diferente los planes pastorales que se suscriben en las Conferencias Episcopales de cada país. No dudo de la importancia que tienen las declaraciones oficiales, pero dudo de la voluntad cristiana para romper las desconfianzas (que son mutuas) y caminar juntos tras la misión. Entre prevenciones eclesiales, pulcritudes doctrinales y recelos históricos nuestro ecumenismo en América Latina y el Caribe trascurre sin mucho qué mostrar. Sobran las conceptualizaciones y falta el testimonio.


Eso fue lo que dije —o quise decir— en una entrevista amable que me hizo Pepe Marmol, de la Organización Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (OCLACC) 2, segundos después de la foto oficial con todos los obispos (el lunes 28 de mayo, en Aparecida, inmediatamente después de la misa). Estaba haciendo frío; Pepe «me disparó» dos o tres preguntas, y yo, para defenderme —del frío y de la mirada incisiva del periodista—, dí una respuesta que sirvió para este titular: «Falta compromiso ecuménico para la misión». En ese momento ya se había aprobado la penúltima versión del Documento Final y se conocía el tenor de los párrafos ecuménicos. Había motivos para la celebración, tanto por el contenido como por la extensión de esa sección (# 227-234): tres páginas dedicadas al tema. En fin, no faltaba agregar más al texto aprobado; lo que faltaba es lo que ha faltado siempre: actitud ecuménica para arriesgarnos a servir juntos y dar testimonio del Jesús al que seguimos.


Lo escrito, escrito está… y en Aparecida bien escrito está. «No hay que hacer más que una cosa», enseñaba el insigne Cardenal Yves Congar (1904-1995), «ser fieles, trabajar con todas las fuerzas dentro de la fuerza misma de Su gracia. Él sabe ya el resultado».3 Eso es lo que hace falta: trabajar con todas las fuerzas. ¿Lo haremos?

_____________________________
1 Los otros representantes latinaomericanos fueron: Nancy Bedford (Argentina), Josué Fonseca (Chile), Amparo de Medina (Colombia), Raúl Scialabba (Argentina), Paul Eustache (Venezuela), Alberto Prokopchuk (Argentina), Nilton do Amaral Fannini (Brasil), Tomas Mackey (Argentina) y Carlos Villanueva (Argentina).
2 http://www.oclacc.org/index.php?id_seccion=41&id_noticia=3145
3 Yves M. J. Congar, Iniciación al ecumenismo, Editorial Herder, Barcelona, 1985, p. 49.

14 comentarios:

Darío dijo...

Hola hermano Harold!
Le saludo, con respeto leo y releo su escrito, medito en él y siempre llego a las mismas preguntas; ¿serán sinceras las intenciones de estos líderes de la ICR? ¿Estará dispuesto el Papa de la IRC a negociar, cambiar, ceder? ¿No se? Cuando pienso en Benedicto y leo las conclusiones de este encuentro me parece que no concuerda lo escrito con lo hecho, pensar en la ICR es fácil pensar en un pensamiento único ya que ellos responden al Magisterio, pero en nuestro caso "bautistas" no creo que hallemos un mismo pensamiento, dialogaremos con IRC, talvez se logre algo con ellos, pero creo que se crearan fuertes cimas en medio de nosotros, no se si valga la pena, el empeño ecumenista. Desde Venezuela. Darío O.

Harold dijo...

Dario, has hecho una buena pregunta: ¿vale la pena?
También has mencionado el temor por los posibles cismas dentro de los bautistas. Pero, mira, ya los cismas los tenemos, y sin avanzadas ecuménicas. ¿No te parece?
Harold

Anónimo dijo...

"Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos comunes de doctrina, influyan sobre el estado para que imponga los decretos y las instituciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerarquía romana, y la inflicción de penas civiles contra los disidentes vendrá de por sí sola."

La bestia de dos cuernos "hace [ordena] que todos, pequeños y grandes, así ricos como pobres, así libres como esclavos, tengan una marca sobre su mano derecha, o sobre su frente; y que nadie pueda comprar o vender, sino aquel que tenga la marca, es decir, el nombre de la bestia o el número de su nombre." (Apocalipsis 13: 16, 17, V.M.) La amonestación del tercer ángel es: "¡Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe su marca en su frente, o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios!" "La bestia" mencionada en este mensaje, cuya adoración es impuesta por la bestia de dos cuernos, es la primera bestia, o sea la bestia semejante a un leopardo, de Apocalipsis 13, el papado. La "imagen de la bestia" representa la forma de protestantismo apóstata que se desarrollará cuando las iglesias protestantes busquen la ayuda del poder civil para la imposición de sus dogmas. Queda aún por definir lo que es "la marca de la bestia."

El Conflicto de los Siglos
Capítulo 26. Estados Unidos en la profecía.
Elena G. de White.

Harold dijo...

Anónimo (¿por qué evitar el nombre si ser adventista es tan honroso?), le agradezco su visita y la frase de la Sra. White. Leí sus obras hace ya varios años cuando tuve la alegría de aprender a estudiar la Biblia con los adventistas. Les debo mucho.
Le reitero mi gratitud.
Harold

Gastón Del Valle dijo...

Releo el texto y me parece formidable, formidable el esfuerzo y el interés por acercarnos, por mirarnos a los ojos y decirnos hermanos, y no hermanos cualquiera, sino hermanos en Cristo, nuestro Señor.

La mente humana tiene intrincados laberintos, y en cada uno de sus pliegues nace una idea. Pero son todas estas frutos de santidad?, cuanto de estos son frutos de nuestro propio huerto, y no de los mejores, de los que merece nuestro Padre celestial?.
En el pensamiento esta la libertad que Dios nos ha entregado, cuya finalidad es encontrarle por Amor. y los restantes frutos?. Debemos guardarlos y no precisamente como un tesoro, sino mas bien, como obesidad, recordando que lo que sale de la boca del hombre es lo que le hace inmundo a los ojos del Señor, y antes de siquiera parecerlo, es preferible censurarse.

Porque buscar Ideas Nuevas si la novedad esta en el evangelio?, en la palabra, en Cristo. Remitiendonos a ÉL, encontraremos camino, verdad y vida.

Es por esto que el eucumenismo me parece una labor de todos y del día a día, a esta misión llegaremos por el Amor y no por el desamor, llegaremos por la Unión y por tender la mano. Considerando al otro, lavando sus heridas, tratandole realmente como a un hermano.
Es Cristo mismo quien nos invita a la unidad, cuando mos dice que seamos uno, "como yo y mi Padre somo uno...". Frente a esto, la misión nos queda clarificada y el norte se ve en el horizonte. Siempre hemos sido hermanos, siempre hemos sido hijos de un mismo Dios, reconozcámosle, como hijos suyos, y Amemoslo a Él por sobre nuestras diferencias.

Bendiciones para todos.

Gástón Del Valle, Chile.

cozmicfolkfan dijo...

Para Elena G. de White:
He leído detenidamente su comentario (hoy publicaré en mi blog sobre el asunto) y me gustaría compartir alguna reflexión con usted. El verbo de San Juan es el contexto en que debe de leerse la Revelación. Nuestro Señor hubo de hablar de forma hermosísima, pero sólo el Dívino San Juan nos acerca a la palabra en su forma estética. Además San Juan llegó más lejos que ningun discipulo en la comprensión ontológica del mensaje de Cristo. Por eso San Juan pudo ver el MUNDO Y SU RELACIÓN CON EL VERBO.
De esto va también la REVELACIÓN. Juan ha podido trascender a otra dimensión Y NOS TRANSMITE SU VISIÓN. Esa visión NO ES DE REALIDADES HISTÓRICAS AQUI PRESENTES, SINO DE FORMAS IDEALES E IDEOLÓGICAS QUE CONDICIONAN Y PREDETERMINAN AL MUNDO. Se que es dífícil de comprender, pero a San Juan hay que intuirlo no razonarlo.
Verá, yo se que la bestia de dos cuernos representa una forma forma ideal de poder que por un lado predetermina, con su poder, el comportamiento de los hombres, mientras que, por otro, encultura éticamente para que esos comportamientos se conviertan en conductas queridas. Quien no lo ha pensado y simplemente ha obedecido colaborando con su trabajo a la implantación de ese poder en el mundo lleva la marca en la mano. Quien sí ha sido consciente del mandato ético de la bestia y ha coadyuvado al mismo, lleva la marca en la frente.
Que el Papado pueda verse así en alguna parte de su historia, vale. Juan ya ha explicado la relación del mundo con el hombre.
Pero hay también que entender el contexto histórico en el que Juan escribe la Revelación. La primitiva Iglesia cristiana esta fuera del mundo, esta salvada. Pero ya el Pastor de Hermas, un texto de finales del siglo I que estuvo a punto de entrar en el canón, nos avisa del problema de querer conciliar Iglesia y Mundo. Juán que ha trascendido al tiempo y al espacio en Patmos, nos transmite una testimonio vivificante de esa dimensión ulterior donde se produce el combate. Por lo tanto, si buscamos aquí a la bestia, en cuanto personalización, sólo estaremos viendo su reflejo, en cuanto esta es una categoría ideal.
Que Dios te bendiga hermana.

Anónimo dijo...

SOLO PUEDO DECIR QUE NO IMPORTA LO QUE NOSOTROS PENSEMOS VEAMOS LO QUE DICE DIOS AL RESPECTO... Y DEFINITIVAMENTE: EN QUE TIENE COMUNION EL IMPIO CON EL JUSTO Y BELIAL(DIABLO) CON DIOS???... NO GTRATEN DE ENGAÑARSE Y ENGAÑAR A DIOS, CADA COSA CON SU NOMBRE

Anónimo dijo...

Overview of state health insurance laws and activities. http://insuranceinstates.com/arkansas/Little%20Rock/Bailey%20Trimble%20Lowe%20Sellars/72202/

Jesaí Martínez dijo...

Hola a todos...
desde México... me da gusto todo el tema del ECUMENISMO.. porque esto es lo que produce la diversidad de opinión y de personas no solo de diferente pensar ya sea religioso o personal...

Sino la comunión que hay entre todos, pues es agradable ver que hay muchos interesados ya sea para criticar o para construir, por eso apoyo el ecumenismo, porque nos acerca a los demás en un mismo sentido... LA UNIÓN EN EL AMOR!

Saludos.. Toluca, México.
Jesaí Martínez Cedillo

Jesaí Martínez dijo...

Hola a todos...
desde México... me da gusto todo el tema del ECUMENISMO.. porque esto es lo que produce la diversidad de opinión y de personas no solo de diferente pensar ya sea religioso o personal...

Sino la comunión que hay entre todos, pues es agradable ver que hay muchos interesados ya sea para criticar o para construir, por eso apoyo el ecumenismo, porque nos acerca a los demás en un mismo sentido... LA UNIÓN EN EL AMOR!

Saludos.. Toluca, México.
Jesaí Martínez Cedillo

Jesaí Martínez dijo...

Hola a todos...
desde México... me da gusto todo el tema del ECUMENISMO.. porque esto es lo que produce la diversidad de opinión y de personas no solo de diferente pensar ya sea religioso o personal...

Sino la comunión que hay entre todos, pues es agradable ver que hay muchos interesados ya sea para criticar o para construir, por eso apoyo el ecumenismo, porque nos acerca a los demás en un mismo sentido... LA UNIÓN EN EL AMOR!

Saludos.. Toluca, México.
Jesaí Martínez Cedillo

Anónimo dijo...

el ecumenismo es una trampa para los cristianos, es una tactica de satanas para desviar a los cristianos de la verdadera fe. la iglesia catolica tiene como su fundamento su canon catolico pero no la biblia. las demas religiones: islam, budistas, judios etc no son religiones cristianas!! es una falsa interpretacion contextual de las escrituras. Debemos estar en contra de estos movimientos porque no es biblico unirse en yugo desigual con los incredulos°°

Anónimo dijo...

geotorelxz best debt consolidation
credit card debt
consolidate credit cards

VINICIO SANTOS dijo...

ESTIMADOS HERMANOS DEL CASO COLMENARES DE COLOMBIA Y DE LOS CASOS JUDICIALES DE GUATEMALA SIEKAVIZZA, ROSENBERG Y MUSA (INCLUYENDO A LA BANDA DE SECUESTRADORES LOS PASACO Y AGOSTO NEGRO COMO TAMBIEN LOS PÉREZ DE LEÓN Y LA BANDA DE SACATEPÉQUEZ) COMO TAMBIEN DE LAS IGLESIAS CRISTIANAS DENOMINACIONALES Y DEL ECUMENISMO CRISTIANO ECLESIASTICO:
Mis secuestradores de las bandas de plagiarios están cometiendo una terrible aberracion en proteger a mis calumniadores en contra de mí porque los tales son BABILONIA LA GRANDE la madre de todas las rameras la que se sienta sobre muchas aguas y tambien son las 10 vírgenes imprudentes de las bodas del cordero de Dios porque soy la bestia de la gran ramera del Apocalipsis por todas mis encarnaciones divinas de las deidades pluriculturales del mundo y del cosmos extraterrestre como tambien del cristianismo y de Guatemala. Las iglesias cristianas denominacionales ya no deben preocuparse por la gran ramera del Apocalipsis en la falsa religion cristiana porque ninguna iglesia es la gran ramera del Apocalipsis sino que mis calumniadores y yo como la bestia de la gran ramera.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Cédula de Vecindad:
ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
Ciudadano de Guatemala de la América Central.